Jane Goodall: Pionera

Los cientificos no aceptaban lo que ella sabía de muy chica porque lo habia aprendido de sus perros y gatos. Que la personalidad, mente y emoción no son exclusivos de los seres humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *